miércoles, 8 de agosto de 2018

Teleférico de Madrid

Las vacaciones de verano de les peques son muy merecidas, pero también mu largas para conciliar. Y lo peor es que hay que buscar actividades para que se diviertan. Y, en esa búsqueda, decidimos hacer una visita al Teleférico de Madrid.
 Montar en el teleférico es como volver a la infancia, uno de los adultos dijo que era volver a los 80. Todes estábamos emocionades, bien por volver a recordar ese viaje de nuestra niñez, que en algunos casos terminaba con un paseo por la casa de campo y en otros casos con un paseo por el zoo. Para otras era la primera vez, una no había montado nunca (ni de niña); y mi gordita porque era la primera vez, también. Yo, en algún momento, me sentí como Google maps; viendo la vida de las personas que están en la calle desde una posición privilegiada. Cuando inició la marcha, mi peque tenía una expresión entre emoción y miedo porque arranca de repente. Cuando llegamos a la primera torre que sujeta el teleférico nos dió la sensación que nos chocaríamos con ella, pero enseguida se nos pasó y pudimos disfrutar de las maravillosas vistas (aunque, las vistas, se disfrutan más si vas desde la Casa de Campo hacia Paseo de Rosales).
Os dejo una muestra.



El teleférico fue inaugurado el 26 de junio de 1969. Y para ser justa, con lo mayor que es está en muy buen estado de conservación y mantenimiento. Y ya puede ser así porque no sólo es un reclamo turístico, también es un medio de transporte para ir desde Paseo de Rosales hasta la Casa de Campo, y viceversa. Es un recorrido de casi 2,5 km sobre las viviendas, M-30 y la Casa de Campo que no deja indiferente a nadie.

Durante el verano tiene un horario distinto al de invierno, está abierto de 12:00 a 20:00 de lunes a viernes y de 12:00 a 21:00 los sábados y domingos. Las tarifas con muy variadas: para niños, jóvenes, adultos, desempleados, jubilados y y grupos o colegios. Se pueden comprar billetes sencillos, de ida y vuelta y abonos mensuales.

Si tengo que ponerle una pega a esta experiencia es el calor. Al ser un medio de transporte con casi 50 años no dispone de aire acondicionado ni calefacción. Es sólo un dato a tener en cuenta a la hora de elegir la hora de la visita o viaje.

Si alguna vez habeis montado, o vais a ir; me gustaría saber vuestras experiencias.


Alojamiento de imagen y vídeo por TinyPic