miércoles, 1 de abril de 2015

Taller #¡Achis!
Una tarde con Alianza Aire y Madresfera

He tenido una semana muy intensa gracias a Madresfera. El jueves nos invitaron a unas cuantas blogueras a un evento con la asociación Alianza Aire.


Alianza Aire es la unión de varias asociaciones sin ánimo de lucro que vela por los intereses de los niños más vulnerables (prematuros, con cardiopatías, Síndrome de Down, con fibrosis quística, con enfermedades nueromusculares y enfermedades raras) antes las infecciones respiratorias y para ello tienen varias campañas en marcha. Una de estas campañas es #stopbronquiolítis que consiste en concienciar a los adultos en cual es la mejor forma de proteger a os más pequeños.

Para el que le interese, les podéis seguir en @NoBronquiolitis

O en @StopBronquiolitis. En twitter

Y os preguntaréis ¿Qué os contaron? ¿Cuales son las claves?

Pues deciros que la exposición la dio la doctora Mª Carmen Luna Paredes, pediatra en el hospital 12 de Octubre.

Lo fundamental para la Doctora Luna a la hora de hablar con los padres es comprender los miedos, las creencias, experiencias y conocimiento sobre las enfermedades respiratorias.

Nos hablo de ¿Qué son las infecciones de las vías altas (el catarro), las infecciones de las vías bajas y el moco, las tos, la fiebre y otros síntomas? ¿Qué debe preocuparnos? ¿Cómo podemos tratarlas? ¿Y cómo podemos prevenirlas?

Para entender sobre los que vais a leer primero quiero explicar que son las vías bajar y las altas. Las vías altas engloban desde la nariz hasta la laringe y las vías bajas la tráquea, los bronquio, bronquiolos y alveolos. Así que una infección de las vías altas es el catarro y de las vías bajas la bronquiolitis (entre otras muchas)


El Catarro

El catarro se caracteriza por un episodio de obstrucción nasal, aumento de la mucosidad y tos; se considera una infección de las vías respiratorias altas. Lo pueden causar más de 200 virus distintos (por eso cuando el pediatra no sale que virus ha provocado el catarro de nuestro hijo no debemos lapidarlo).

Es el motivo más frecuente por el que visitamos al pediatra ya que los niños se pillan entre 5 o 6 catarros al año, la mayoría en la época de invierno. Y no dejar a los niños en casa y no llevarlos a la escuela infantil vamos a evitar que cojan un catarro; lo que estamos consiguiendo es retrasarlo ya que lo cogerán los primeros años de colegio.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes son: Obstrucción e irritación nasal, mocos, estornudos, dolor de garganta y tos (esta última puede durar más tiempo).

Aunque también existén los llamados síntomas generales que son: escozor ocular, dolores musculares y de cabeza y fiebre (decir que la fiebre no dura más de 3 o 4 días).

Los mocos

Su aspecto va cambiando durante la enfermedad sin necesidad de antibióticos ya que el catarro no provoca un virus y este no tiene efecto alguno.
La mejor forma de eliminar los mocos es la tos, ya que esta ayuda a que los niños los expulsen.

La tos

Es un mecanismo reflejo de la vías aéreas que permite mantenerlas limpias y abiertas.
Este síntoma que más perdura pero irá cediendo según vaya avanzando el catarro.
Está desaconsejados los medicamentos para la tos y más desde que salió el informe del Ministerio de Sanidad desaconsejando los medicamentos con codeína, ya que pueden ser mayores los riesgos que los beneficios.

La fiebre

Este es el síntoma que más miedo nos da a los padres ya que puede desencadenar convulsiones.
Pero debemos saber que la fiebre es una defensa de nuestro cuerpo frente a las infecciones.
La mejor forma de bajarla es desabrigar al niño y darle mucho líquido para que no se deshidrate; y si, pese a todo, la fiebre persiste hay que darle paracetamol o ibuprofeno. Y sobre todo mantener la calma y observar la evolución del niño.

Y entonces, ¿Cómo se curan los catarros?

La verdad es que no existe ningún medicamento que cure el catarro (da igual lo que os digan otros padres) ya que los antibióticos son ineficaces ante los virus. Puede ser que de la casualidad que a algún niño con catarro le hayan prescrito un antitusígeno y haya mejorado pero no hay prueba científica de que curen los catarros.
El catarro se cura en 7 días con o sin medicamento.
Lo único que podemos hacer es limpiar la nariz con suero fisiológico y a los niños más mayores enseñarles a sonarse la nariz; y dar un antitérmico si hay fiebre. Esto no cura el catarro (como he dicho antes) pero alivia los síntomas.
Y muchos mimos, paciencia y reposo en casa.

¿Cuándo debemos llevar a nuestros hijos al pediatra?

Pues entre la 24 y 2 horas siguientes al comienzo de los síntomas, aunque no tenga fiebre; si el apetito ha disminuido considerablemente; si el catarro dura más de 10 días, ya que es un signo de que puede  tener un cuadro clínico distinto; si hay dificultad respiratoria; la fiebre persiste más de 72 horas; si se acompaña de dolor o supuración de oídos, irritabilidad o decaimiento; o lo más importante SI NUESTRO SENTIDO COMÚN LO ACONSEJA.


La bronquiolitis

Algunos dicen que es como el turrón, viene todos los años.

Al igual que el catarro la provoca un virus que inflama los bronquiólos y el más común es el llamado VRS o Virus Respiratorio Sincitial.

En España entre 15.000 y 20.000 de la visitas al pediatra son consecuencia  de este virus, VRS.

Se contagia a través de la mucosa o la saliva y se propaga fácilmente en el entorno familiar, escuelas infantiles, colegios y salas de espera de hospitales y centros de salud.

Normalmente comienza con un catarro que a los 2 días empeora y aparecen los síntomas de la bronquiolitis: dificultad respiratoria y ruidos en el pecho.

Debemos prestar mayor atención si nuestros hijos pertenecen a alguno de los grupos de riesgo:
-         Menores de 3 años
-         Prematuros
-         O con enfermedades como: cardiopatía congénita, enfermedades pulmonares, inmunodeficiencias y enfermedades neuronales.

Tratamiento

Pasa igual que con el catarro, no existe tratamiento ya que el antibiótico no funciona ante los virus pero si podemos aliviar los síntomas dándoles a los pequeños antitérmicos para la fiebre.

¿Cuándo ir al médico?

Si hay dificultad respiratoria, problemas para comer, signos de deshidratación, color azulado en los labios o la punta de los dedos, si está somnoliento o irritado.

Y si no hay medicamento que cure el Catarro y la bronquiolitis ¿Cómo podemos evitarlos?

Pues muy sencillo, siguiendo los tres pasos de oro.

1.- Evitar el contacto con personas que tengan los síntomas de la enfermedad y los ambientes de riesgo.

2.- Lavarse las manos con agua y jabón de forma frecuente.

3.- Evitar el humo del tabaco o los ambientes con humos

4.- Fomentar la lactancia materna más de los 4 meses.

Y algo que me llamó mucho la atención, los catarros no se cogen en el patio del colegio ni en la calle, y no por andar descalzo vamos a pillar un catarro (a lo mejor otra infección si).


Después de la exposión que nos dio la doctora tuvimos la oportunidad de intercambiar opiniones en una merienda y la verdad que todas decíamos lo mismo: “hemos aprendido mucho esta tarde”


¿Y vosotros habéis aprendido?

Image and video hosting by TinyPic