lunes, 6 de abril de 2015

5 claves para una lactancia exitosa

Existen muchas páginas que te dan claves para correr una carrera, crear un blog, criar hijos felices, etc., pero existen pocos sitios que ayuden con la lactancia materna. Así que porqué no dar las claves para aquellas madres que quieren tener una lactancia exitosa.


Ya os he hablado del "¿Porqué dar el pecho?" y es que es algo beneficioso tanto para el bebé como para la madre, y eso sin contar lo cómodo que es llevar la comida siempre preparada y lista para tomar y no tener que estar preparando biberones.

Y dejando a un lado todos los mitos sobre la lactancia que lo único que hacen es confundirnos, creo que estas son las claves para tener éxito durante el periodo de lactancia.

1.- Cuanto antes pongas al bebé, mejor. Lo ideal y lo que ya hacen la mayoría de hospitales es poner al bebé en el pecho de la madre nada más nacer. Incluso hay muchos bebés que nada más nacer son capaces de encontrar ellos solo el pecho. En el siguiente vídeo podéis comprobarlo aunque los bebés que salen ya tienen unas horas o un día pero se ve perfectamente como son capaces de encontrar el pecho y hacer un enganche exitoso.



El amamantar al bebé durante la primera hora o media hora de vida, no solo es beneficioso para el vínculo con nuestro hijo, también ayuda a que suba cuanto antes la leche porque estimula el pecho, facilita la colocación del bebé al pecho y favorece la contracción del útero.

Como he dicho, lo ideal es poner al bebé durante la primera hora o media hora, pero si por circunstancias no pudiera ser (ya sea por complicaciones de la madre o del bebé) no hay que agobiarse, el bebé va a poder mamar.

2.- Una postura correcta. En este punto yo quiero diferenciar si ha sido parto natural o cesárea.

     - En el parto natural (siempre que la madre puede incorporarse) lo ideal es en posición sentada-recostada, con la almohada o un cojín en la zona lumbar, pondremos al bebé barriga con barriga (ayuda mucho que ambos, bebé y madre estén desnudos o semidesnudos para que el bebé sienta el contacto con la madre) y acercaremos al bebé hacia el pecho, NUNCA AL REVÉS porque forzamos la situación, y que la mayor parte de la aureola esté tapa por su boca.


     - En el caso de las cesáreas, las pautas son las mismas pero en vez de sentada, la madre debe estar tumbada de lado ya que el bebé puede dañar la zona operada. Por lo demás es igual, con madre y bebé semidesnudos, se debe acercar al bebé hacia el pecho y la aureola prácticamente tapada por la boca del bebé.

Una postura correcta puede evitarnos muchas complicaciones como las grietas y la mastitis, a demás de contracturas posturales.

3.- Cuanto más mama el bebé, más leche se produce. Al principio, los primeros dos o tres días, solo le podemos ofrecer el calostro y muchas veces pensamos que no es suficiente, así que para que la leche suba antes hay que poner al bebé a menudo.

Y nada de hacer caso a todos aquellos mitos que dicen que no hay suficiente leche.

4- Lactancia a demanda. ¿Qué quiere decir esto? Siempre que el bebé lo pida le daremos el pecho, ya sea porque tiene sed, hambre o nos use como consuelo.

En muchos sitio he leído que si el bebé pasa más de 3 horas sin comer y está dormido hay que despertarlo para darle el pecho. Creo que eso es relativo, si un bebé, que nace con un buen peso, decide que quiere dormir 5 horas no debemos despertarlo para comer porque debe descansar ya que un bebé con un peso considerado "normal" pedirá el pecho a menudo.


Esta norma de las 3 horas es más para niños que están bajos de peso o que no piden nunca porque tenemos el riesgo de que se deshidraten.

Pero para estos dos casos si, como madres tenemos dudas, lo ideal es ofrecer el pecho a menudo y el bebé decidirá si le apetece comer o no.

5.- La lactancia no es dolorosa ni molesta. Siempre lo digo, la lactancia es para disfrutarla porque es un periodo muy bonito para la madre y el bebé y si duele o es molesto es señal de que algo no va bien.

Un dato personal, pese a todo lo que sé sobre lactancia, con mi gordita tuve grietas y yo sabía que todo lo estábamos haciendo bien pero las grietas me indicaban todo lo contrario. Después de consultarlo con la pediatra de mis gorditos descubrimos que eran producidas porque ella tenía el frenillo corto, la solución llegó enseguida. Con esto os quiero decir que si duele o molesta, es porque algo no va bien y lo mejor es buscar ayuda con alguna asesora de lactancia (os dejo mi enlace de dudas)con un grupo de apoyo, la matrona o el pediatra.



Espero que os sea de utilidad estas pautas y que tengáis la mejor de las lactancias, como la tuve y la sigo teniendo yo.

Y para cualquier duda os dejo mi enlace de asesoramiento gratuito.

Image and video hosting by TinyPic