domingo, 1 de febrero de 2015

¿Qué necesita nuestro bebé?
Sacaleches

Más que nuestro bebé lo necesitaremos nosotras y no en todos los casos. Personalmente recomiendo el sacaleche si realmente lo vamos a usar.

Hay madres que pasan toda la lactancia con sus hijos y no necesitan usarlo por lo tanto no siempre es necesario; y hay otras madres que prefieren la extracción manual.


¿Cómo elegir el sacaleches?


Lo primero que tenemos que saber es que no a todas nos va a gustar el mismo sacaleche, igual que no nos gusta el mismo coche. Todo va a depender del uso y las preferencias que tengamos.


- Manual: Este sacaleches es ideal si lo vamos a usar de forma ocasional o como apoyo.
Cuando digo como apoyo, me refiero que algún día necesitemos ir a algún sitio y no pueda venir el bebé.
Si no disponemos de mucho tiempo este sacaleches no nos resultará práctico, aunque hay madres que adquieren tal destreza que son más rápidas con este que con el eléctrico.
Tenemos que pensar si necesitaremos usar el sacaleche en algún sitio sin enchufes, para esto es muy práctico. A mi me a pasado el tener que ir de viaje y no poder sacarme la leche hasta llegar al destino.


- Eléctrico simple: Está muy bien para usos frecuentes y para cuando no disponemos de mucho tiempo.
Y alguno sacaleches eléctricos también tienen la posibilidad de usar pilas.


- Eléctrico doble: Al igual que el simple es muy práctico para cuando no disponemos de tiempo para sacarnos la leche, incluso es más eficiente que el simple porque da la posibilidad de extraer de los dos pechos a la vez.
Y está más que recomendado para cuando tenemos que amamantar a dos niños a la vez.


¿Qué tenemos que valorar para comprar un sacaleches?


- Si la copa se adapta bien al pecho. Existen distintos tamaños de pecho y la mayoría de sacaleches tienen distintos tamaños de copa.

- El uso que le vayamos a dar. Como he comentado antes tenemos que elegir entre manual, eléctrico simple o doble, dependiendo del uso que le queramos dar.

- Cuanto tiempo disponemos para la extracción.

- Si es fácil montarlo. La mayoría de sacaleches son muy sencillos pero algunos fabricantes se piensa que somos ingenieras y hacen sacaleches con cuarenta piezas. Cuanto más sencillo mejor.

- Si es fácil lavarlo. Los sacaleches hay que lavarlos y esterilizarlos bien porque la leche es muy delicada y si quedan restos pueden contaminar la siguiente extracción.

- El transporte. Si es fácil de transportar, aunque si no lo vamos a mover de casa no importará mucho.

De segunda mano o nuevo.


Como sabéis soy muy de comprar las cosas de segunda mano pero en este caso no lo recomiendo, yo soy muy escrupulosa y si no conozco a la persona que lo ha usado anteriormente no me fío.

Image and video hosting by TinyPic