lunes, 6 de octubre de 2014

La seguridad de los niños

Última mente estoy alucinando con el comportamiento de la mayoría de los padres. No nos damos cuenta de los riesgos que corren nuestro hijo y los padres permanecemos impasibles.

En el colegio

En la mayoría de colegios no tienen control de con quien se van los niños, aunque te piden los datos de las personas autorizadas para recogerlo y por duplicado.

En el colegio de mi gordito me ha pasado. Primero la profesora se lo entregó a la abuela sin saber quien era y sin pedir el dni; después me pasó a mi el primer día de comedor, la monitora me lo entregó sin saber quien era yo y sin pedirme el dni.


Pero lo más grave de todo esto es que lo hablas con otros padres y madres y te miran como si fueras una madre demasiado protectora.

No se dan cuenta que cualquier persona puede recoger a sus hijos y que los niños se van con todas aquellas personas que conocen y que los pederastas suelen ser personas muy simpáticas y agradables.

En los restaurantes de comida rápida

Ahora en muchos restaurantes de comida rápida y en algunos bares han puesto parques de bolas o zonas de juego para los niños, lo que no hay es una persona controlando a los niños, como en las ludotecas, y sin embargo los padres se despreocupan de los niños.

Ayer estuve en un restaurante de comida rápida donde tienen una zona de juego y era la única que estaba controlando a mi gordito. Pues bien, en el rato que estuve un niño de dos años se subió a lo más alto y al intentar bajar se coló por un recoveco y casi se golpea la nuca; otra niña de tres años al intentar subir, junto con otros cuatro niños en un hueco pequeño, se golpeó en la rodilla y la pobre niña sentada en el suelo llorando y el resto casi pasando por encima de ella; además de pisotones, empujones, peleas y mordiscos.

¿Donde estaban los padres? Sentados tranquilamente charlando, comiendo, bebiendo, etc.

No nos damos cuenta que estos sitios no están preparados para niños pequeños y que se mezclan con niños mayores que les empujan y pisan.

En las terrazas de verano

Aquí pasa algo parecido a los restaurantes de comida rápida, los padres se sientan tranquilamente a consumir mientras que los niños están jugando, al lado de la calle sin vigilancia, o molestando al resto de personas.

Este verano estaba con super papá y mis gorditos en una terraza y al lado una mesa con niños, mientras que los adultos estaban tranquilamente los niños corrían entre las mesas molestando a los camareros, jugando en sitios donde los adultos no podía verlos, yo me puse a dar el pecho a mi gordita y los tuve allí mirando.

No entendemos lo peligroso que puede ser corretear entre las mesas donde el camarero se puede tropezar y caer encima de algún niño o crear algún conflicto con otras personas a las que molesten los niños, o que los niños se vayan a jugar donde no les vemos y alguien se los lleve,incluso que crucen solos la calle.

En las nuevas tecnologías

Si voy a algún sitio donde mi gordito no pueda estar jugando, normalmente me llevo la tablet (si no tenemos tablet podemos usar el móvil) y le pongo los dibujos en YouTube. De que me di cuenta hace poco, y en esto si que no lo pensé bien, que en YouTube se puede ver TODO tipo de vídeos.

Y en esto me incluyo, no nos damos cuenta que Internet también es peligroso y dejamos que los pequeños naveguen solos y que los pederastas también usan este medio para ponerse en contacto con ellos; o que vean vídeos que no deben.

Así que hace poco me dedique a poner el control parental en todos aquellos aparatos que tienen Internet; aún así, me siento cerca para ir ojeando lo que mi gordito ve en la red.

Los padres no nos damos cuenta o no pensamos en los peligros que hay entorno a nuestros hijos y confundimos lo que es proteger con proteccionismo. Podemos proteger a nuestros hijos dejando que jueguen y sean niños pero siempre con vigilancia.

Mamá Novata

Escribe tu mail:


Delivered by FeedBurner