jueves, 11 de septiembre de 2014

Mastítis

¿Qué es la mastitis?

Para el o la que no lo sepa, es una inflamación de las glándulas mamarias producida por la obstrucción de los conductos por donde va la leche.


Puede producirse por bacterias, virus u hongos y el cuadro infeccioso suela aparecer a las 2 o 3 semanas de haber dado a luz.
Existe una probabilidad del 1 o 3% de que una madre lactante tenga mastitis por lo que no es tan frecuente, aunque puede ocurrir.


¿Cuales son los síntomas?

Un dolor intenso en el pecho.
Fiebre a partir de 38,5º
Calor en la zona afectada.
Enrojecimiento de la piel
Y síntomas de gripe como escalofríos, dolor de espalda, etc.


¿Qué podemos hacer?

Si los síntomas anteriores son muy fuertes es mejor ir a urgencias para tratarla cuanto antes. Pero si no son muy fuertes hay cosas que podéis hacer para curaros en casa sin necesidad de medicamentos.

- Antes de la toma es bueno que os pongáis calor para facilitar la salida de la leche. Podéis aplicar calor con la alcachofa de la ducha, con el secador, con un paño mojado y caliente.

- Después de aplicar el calor debemos masajear la zona afectada, ya sea con la mano o con un cepillo de cerdas blanditas.

- Sobre todo poner al bebé a mamar porque el o ella serán los los que nos ayuden a descargar el pecho. Hay que buscar la mejor forma para darle de mamar al bebé y no nos haga grietas.
También os podéis poner calor o masajear el pecho en dirección al pezón para ayudar a que el pecho se vacíe mejor.

- Después de la toma poner frio para que baje la inflamación y remita un poco el dolor.

- Y por último, cuando el bebé mame del otro pecho, coger un pañal mojado en agua caliente (que no sea muy caliente porque el pañal guarda bien el calor) y lo ponemos en el pecho afectado. De esta manera haremos que de una forma natural el pecho de  vacíe solo y no esté tan lleno en la siguiente toma; hay que recordar que masajear el pecho siempre ayuda al vaciado de una forma natural.

Yo, personalmente, no recomiendo el uso de sacaleches durante la mastitis porque produciremos más leche y haremos más grande la infección. siempre es mejor sacar la leche de forma manual.

Extracción manual

Primero colocar la mano en el pecho, si es más fácil poner la mano debajo de la aureola; si no es cómodo ponerla encima.

Hay que presionar hacia la pared torácica y después, con el pulgar y con el ínice y el corazón, comprimir el pecho. Seguir comprimiendo en una acción que se llamar de "ordeño", pero sin deslizar los dedos, tampoco hay que estirar, aplastar ni frotar el pecho.


Rotaremos la mano al rededor de los cuadrantes del pecho masajeando todas las partes.
La extracción no debe durar más de 20 minutos porque sólo pretendemos descargar un poco el pecho.

Experiencia personal

La primera vez que me dio la mastitis pensaba que estaba acatarrada porque me dio en los dos pechos y aún no estaban las mamas rojas. Cuando ya me di cuenta de lo que pasaba empecé a aplicarme calor antes de las tomas.
Conseguí bajarme la inflamación de un pecho pero el otro se resistía. Después de una semana comencé a tener más de 38,5º de fiebre y dolor algo intenso por lo que decidí ir a urgencias, donde me dieron un medicamento que es compatible con la lactancia.
Conseguí que se me curara pero dos semanas después me volvió a dar otra en el mismo pecho aunque esta vez si conseguí controlarla, a base de los consejos que os he puesto al anteriormente.

Que tengáis una feliz lactancia.

Mamá novata

Escribe tu mail:


Delivered by FeedBurner