miércoles, 16 de julio de 2014

Lactancia I
¿Por qué dar el pecho?


La leche materna es el mejor alimento que una madre puede ofrecerle a su bebé. No solo por su composición sino también por el aspecto emocional puesto que crea un vínculo afectivo entre el bebé y la madre.


La leche materna contiene todo lo que el niño necesita durante los primeros meses de vida. Protege al bebé frente a enfermedades puesto que la madre le pasa los anticuerpos necesarios. Mientras que le damos el pecho lo protegemos de catarros, bronquitis, neumonía, diarreas, otitis, meningitis, infecciones de orina y el síndrome de muerte súbita. Y de enfermedades futuras como asma, alergia, obesidad, diabetes, enfermedad de Crohn e infarto de miocardio. Incluso favorece al desarrollo intelectual en la edad adulta.

Pero la lactancia no sólo es buena para el bebé, también tiene beneficios para la madre puesto que mientras que das el pecho recuperas antes tu peso, es más difícil padecer anemia después del parto, incluso se tiene menos riesgo de padecer hipertensión y depresión postparto. Estudios recientes han demostrado que las madre que dieron el pecho a sus hijos tienen menos riesgo de padecer cáncer de mama y de ovarios.

Otro punto de vista es el aspecto económico, la leche materna es más económica que la leche en polvo y es un alimento más ecológico puesto que no pasa por un proceso de fabricación no natural. La leche materna está siempre a punto sin necesidad de tener que preparar nada, ni biberón, ni tener que llevar siempre encima el agua, la leche en polvo y el biberón.

Por todas estas razones la OMS (Organización Mundial de la Salud), la AAP (Academia Americana de Pediatría) y el Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría recomiendan la alimentación exclusiva al pecho durante los primeros 6 meses de vida del bebé y continuar el amamantamiento junto con las comidas complementarias adecuadas hasta los 2 años de edad o más.


Mamá Novata.

Escribe tu mail:


Delivered by FeedBurner