sábado, 24 de mayo de 2014

El temido orinal

Esta entrada va en honor de dos mamas de la Escuela infantil de mi gordito, puesto que después de este verano, nuestros gorditos, tienen que dejar la Escuela infantil y empezar el COLEGIO. Como algunos sabéis, al colegio hay que ir con control de esfínteres y eso es algo que nos da mucho miedo a algunos padres.


Imagen de https://cappoblenouics.wordpress.com/2012/07/09/adeu-bolquer/

Las preguntas más frecuentes son: ¿estará preparado?, ¿será difícil?, ¿podrá hacerlo?; pero la pregunta en cuestión es ¿estamos nosotros, como padres, preparados para quitarle el pañal? Como padres no tenemos que tener miedo a los cambios puesto que nuestros hijos están en continuo cambio, como dice mi pareja: "con los niños todo son etapas, terminas la etapa del biberón y pasas a la de la papilla y luego la del chupete, y luego la del pañal...."


También nos liaremos a mirar libros como Toilet Training in Less Than a Day (Retirar los pañales en menos de un día) o Diaper Free Toddlers (Niños pequeños son pañales); estos dos libros en son los más recomendados y yo personalmente no los aconsejo porque van en contra de un principio básico a la hora de quitar el pañal, DARLE TIEMPO AL NIÑO. El primero pretende que le quitemos al niño el pañal en un día y el según en tres y como os he dicho, nuestro pequeño necesita su tiempo, todo depende del niño.


Lo mejor para estos casos es, primero estar pendiente de las señales que el niño nos manda, segundo tener muy claro como lo vas a hacer y ponernos de acuerdo en el núcleo familiar, y si va a la guardería con la profesora, y tercero y último lo que NO debemos decirle nunca.


LAS SEÑALES
Hay que tener muy presente que cada niño lleva su ritmo biológico, lo mismo que nos pasó con el gateo, la introducción de sólidos, el andar, etc....


Algunos niños están plenamente preparados entre los 18 y 24 meses porque han desarrollado sus habilidades cognitivas pero lo normal es entre los 2 años y medio y 3 años; aunque también hay peques que no están preparados hasta lo 4 años.


¿Cómo saber cuando está nuestro hijo preparado?
- Cuando vemos que orina bastante de una sola vez, la mejor forma de comprobarlo es mirándole el pañal cada 2 horas (el tiempo es orientativo).
- Hace deposiciones bien formadas, la caca ya no es blanda.
- Le molesta tener sucio el pañal, se siente incómodo cuando mancha el pañal.
- Trata de imitar a los adultos cuando van al baño, esto es signo del desarrollo de sus habilidades.
- Muestra que le gusta ser independiente.
- Se muestra orgulloso de sus logros.
- No parece resistir a aprender a usar el orinal.
- Y es capaz de expresarse. de una forma que le podamos entender.


¿CÓMO REALIZAR EL PROCESO?
Después de notar en nuestro pequeño la mayoría de estas señales tenemos que ver la mejor forma de como hacerlo.
- Hay que involucrar al niño en el proceso que se sienta parte  y no lo tome como una imposición.
- Comunicación: Hagámosle ver que es un proceso normal. Podemos usar Videos (yo le ponía el video de YouTube, "Elmo va al baño"; podemos usar cuentos o con juegos que nos inventemos.


 - No hay prisa, tenemos que tomarnos nuestro tiempo porque todo depende de cada niño y enseñarles la importancia de la voluntad y el esfuerzo.
- Nuestros pequeños necesitan el apoyo emocional de los padres.
- Tenemos que mirar y medir sus gestos para saber como se siente.


LO QUE NO DEBEMOS DECIR Y HACER
Aunque en ocasiones nosotros mismos nos frustremos y perdamos los nervios, no es la mejor manera. Hay que estar tranquilos en todo momento porque si perdemos los nervios retrocedemos en el proceso.
- Nunca usar el castigo, eso sería humillarle.
- Cuidado con el lenguaje, nunca decirle: "eres un cochino", "¿no ves que vas sucio?". Debemos valorar los logros que hace.
- Nosotros somos su fortaleza. Si estamos enfadados mejor no decir nada que usar un lenguaje agresivo.
- Y lo más importante NO FORZAR AL NIÑO.
- Si decidimos quitarle el pañal, luego no podemos volver para atrás en nuestra decisión porque liamos el pequeño y no sabe si puede o no puede orinarse encima, no sabe si lleva o no lleva el pañal.


MI EXPERIENCIA PERSONAL
Cuando le tuve que quitarle el pañal al gordito nos pusimos de acuerdo con su profe de la Escuela infantil, puesto que ella pasaba más tiempo con él. Lo primero que hicimos fue controlar el pañal, mirarlo periódicamente para ver cada cuanto tiempo orinaba.


El día que vimos que empezaba a espaciar el momento de orinar le empezamos a ofrecer el orinal, hay que tener presente que a algunos niños no les gusta el orinal y prefieren un adaptador para el baño.


Todos estos momentos los reforzábamos con el cuento de Puedo mirar tu pañal, con los videos de YouTube sobre momentos del baño.


Después de 2 meses empezamos a ver que el gordito no mojaba el pañal y lo hacía en el orinal, aunque seguimos dejándole el pañal por la noche y la siesta.


Tuvimos momentos en los que se le escapaba el pis, sobre todo porque se lo olvidaba pedirlo, así que nosotros le decíamos: "no pasa nada porque se haya escapado, sólo ha sido un accidente, la próxima vez lo haremos en el orinal". Para evitar los accidentes le ofrecíamos ir al baño cada 2 horas, sobre todo al principio porque al gordito se le olvidaba pedirlo.


Para nosotros, lo peor no fue el pis, fue la caca, como le daba miedo hacerse caca encima empezó a estreñirse hasta que llegaba al punto de no aguantar más y se soltaba. Teníamos que llevarle hasta 4 mudas y varias bolsas de plástico, una para guardar la ropa sucia y el resto para recoger las caca (como si fuera un perrito). Aún hoy, sigo llevando bolsas en mi bolso o la mochila del gordito porque le pueden entrar ganas de ir al baño en el sitio más inoportuno.


Cuando decidimos quitarle el pañal para dormir, realmente fue sin querer. Un día se nos olvidó ponérselo en la siesta y vimos que se levantó seco. Al mes de esto pudimos comprobar que al levantarse por la mañana el pañal seguía seco, así que decidimos quitárselo definitivamente.


Solo me queda desearos suerte en el proceso, si empezáis ahora a preparar a vuestros pequeños puede que para septiembre estén listos para retirar definitivamente el pañal. Pero sobre todo, si veis que vuestro hijo no está preparado, no pasa nada, es muy importante recordar que cada niño tiene su momento.


Como siempre es un placer.
Mamá Novata.